Vida de OJD-Introl: el valor de la transparencia

Bajo la nueva denominación de Información y Control de Publicaciones, S.A. (Introl), la oficina aporta un valioso servicio al mercado de los medios, los anunciantes y la publicidad: la transparencia a través de los datos verificados y muy fiables que ofrecen las tres divisiones que hoy constituyen la sociedad: OJD, PGD y OJDinteractiva.

Pero más allá de este papel de certificador de datos, OJD-Introl suministra información inteligente para que la industria cuente con nuevas herramientas de planificación acordes a las necesidades de un sector cambiante y en plena evolución. Una mejor y más rápida explotación de nuestra base de datos, permite elaborar y ofrecer estudios de distintas tipologías y gran interés para anunciantes, agencias y medios.

La dimensión internacional de OJD-Introl se hizo de nuevo presente con la celebración en Madrid, los días 23, 24 y 25 de octubre de 2012, de la XXV Asamblea General de la IFABC (Federación Internacional de Oficinas de Control de Difusión), que agrupa a 35 oficinas de los cinco continentes. La cita puso de manifiesto la necesidad de reforzar y adecuar permanentemente la estructura de las oficinas para seguir ofreciendo sistemas de auditoría y medición que garanticen el rigor de los datos relativos a las distintas plataformas.

En Diciembre de 2013, según reza en la Memoria de la sociedad, OJD-Introl controlaba 521 publicaciones impresas y 215 sitios web. La difusión de los principales diarios y revistas sufrió en los cinco últimos años descensos significativos. Por su parte los sitios web controlados  por OJDinteractiva experimentaron crecimientos continuados de sus cifras de visitantes únicos, visitas y páginas vistas.

El 20 de octubre de 2014 la sociedad cumple 50 años de servicio ininterrumpido.

Industria: concentración frente a la crisis

La caída de la inversión publicitaria, unida al frenazo del crédito provocado por las turbulencias financieras y la contracción económica, sumergió al sector de la comunicación en una de las mayores crisis que se recuerdan desde 1976.

En 2008 operaban en España hasta 32 grupos privados con ingresos superiores a los 10 millones de euros procedentes de los medios de comunicación. Prisa y Mediaset suponían el 38% de estos ingresos, seguidos de Vocento, Unidad Editorial, Planeta, Godó, Prensa Ibérica, Zeta, RBA y ONO. Aunque, en algunos casos, la participación de control siguió en manos de las familias fundadoras, las salidas a bolsa han transformado el modelo de empresa tradicional.

La conformación del Grupo Planeta como grupo multimedia es, junto a la aparición de Público, la novedad más destacada del periodo. La familia Lara  ha consolidado como principal cabecera La Razón, y además posee, en alianza con el grupo italiano De Agostini, el 40% de las acciones de Atresmedia Corporación de Medios de Comunicación, S.A. (Antena 3, La Sexta y Onda Cero).

El diario Público, que llegó a los quioscos en 2007 y alcanzó una difusión de 88.000 ejemplares tres años después, dejó de imprimirse en febrero de 2012. La apuesta de su empresa editora, Mediapubli (Roures), por crear un conglomerado mediático alternativo a Prisa, encalló antes de coger velocidad de crucero.

La crisis económica afectó de forma notable al sector. Según datos de la Asociación de la Prensa de Madrid, entre 2008 y 2013, se destruyeron 11.151 puestos de trabajo en los medios españoles, el 15% (1.680 empleos) en Canal 9, la radiotelevisión pública valenciana que cerró su emisión en noviembre de 2013. En el mismo periodo cerraron 284 medios. 182 eran revistas, 31 diarios, veinte medios digitales y once gratuitos.

La inversión publicitaria en diarios cayó a la mitad en cinco años. Pasó de 1.508 millones en 2008 a 663 millones en 2013. En revistas, la caída fue muy similar: de 617 a 254 millones. En 2012 la inversión publicitaria en Internet superó a la de los diarios por primera vez en España.

La burbuja de los diarios de distribución gratuita estalló. Metro Directo, que llegó a superar los 840.000 ejemplares en 2007, cerró todas sus ediciones dos años después. ADN y Qué! siguieron sus pasos en 2012. De los grandes, sólo 20 Minutos sigue en la calle y distribuye  360.000 ejemplares en la actualidad.

Algunos grupos de revistas se concentran para adecuar su dimensión a los ingresos. Así, en 2006 Edipresse Hymsa, editora de varias revistas, entre ellas el semanario Lecturas, es adquirida  por RBA y en  2011, Hachette Filipacchi, editora de Elle, Diez Minutos y Nuevo Estilo, entre otros títulos, es comprada por Hearst.  La prensa profesional también sufre la crisis y asistimos a la desaparición de grupos como Reed Business Information en febrero de 2013.

Mundo: Crisis global

lehman brothersEn 2007-2008 estalló una crisis de carácter global, primero en la economía financiera y después en la productiva, con repercusión sobre la actividad empresarial y graves consecuencias para las economías  de muchos países. A la quiebra de Lehman Brothers en EE.UU. en 2008, siguió una serie de problemas en distintas entidades de crédito en todo el mundo, así como nuevas regulaciones para la banca de inversión.

Alemania, gobernada desde 2005 por la canciller Ángela Merkel, impuso duras políticas de austeridad y contención del déficit público en la UE y especialmente en países que, como Irlanda, Grecia, Portugal, España y también Italia, se habían endeudado en exceso para mantener el gasto público. Los recortes, las subidas de impuestos y los despidos tuvieron un elevado coste social en forma de paro, desigualdad y pobreza.

El malestar social y los rescates se llevaron por delante a muchos gobiernos. Las amargas recetas de la ‘troika’ ahondaron la brecha entre los países en quiebra del sur y sus ricos vecinos del norte, lo que llevó incluso a cuestionar el euro, la moneda única compartida por 18 estados.

La crisis no afectó por igual a todas las economías. América Latina, China, el sudeste asiático, la India, Turquía y algunos países árabes siguieron conociendo crecimientos por encima del 5% anual. China era en 2010 la segunda economía del mundo, con 1.300 millones de habitantes.

Estados Unidos eligió en 2008 un presidente afroamericano, el demócrata Barack Obama, por primera vez en su historia. Su elección, unida a la inmediata concesión del Nobel de la Paz, generó enormes expectativas en su política exterior que, en parte, ya se han visto defraudadas. La ejecución extrajudicial de Osama Bin Laden, los escándalos de ciberespionaje revelados por wikileaks y la situación que dejan tras de sí  los marines en Irak o Afganistán, no invitan al optimismo.

Las  revueltas populares que a principios de 2011 estallaron en Libia, Túnez, Egipto, Yemen y Siria –lo que se llamó la ‘primavera árabe’- pusieron fin a regímenes autoritarios de larga duración (Gadafi y Mubarak), pero han llevado inestabilidad a una zona en conflicto permanente y en algunos casos (Siria) han desatado guerras civiles de consecuencias impredecibles.

España: Años convulsos

Cuando en mayo de 2010, en mitad de su segundo mandato, José Luis Rodríguez Zapatero subió a la tribuna del Congreso para anunciar los recortes que hasta entonces su gobierno se había negado a aplicar (congelación de pensiones, bajada del sueldo a tres millones de empleados públicos, reducción del gasto farmacéutico), el presidente socialista firmó su acta de defunción política. Tarde y obligada por las autoridades comunitarias, España puso en marcha el mayor plan de ajuste del gasto social en treinta años.

Los logros de su primer mandato en época de bonanza (nuevos derechos para mujeres, homosexuales y personas con discapacidad) quedaron eclipsados de un plumazo por la dura realidad económica. El 20 de octubre de 2011 fue un día para la historia, con el anuncio de la banda terrorista ETA de que ponía fin a la violencia. Un mes después, el Partido Popular de Mariano Rajoy lograba 10 millones de votos y ganaba las elecciones generales con mayoría absoluta.

El desplome del precio de la vivienda arrastró a la quiebra a inmobiliarias y empresas constructoras. Cajas de ahorros y bancos (Bankia, Caja Castilla-La Mancha, Caja Ahorros del Mediterráneo, Catalunya Caixa, Nova Caixa Galicia y Banco de Valencia) que habían concedido ‘hipotecas basura’ y financiado las promociones tuvieron que ser rescatadas con dinero público. Hasta 100.000 millones en agosto de 2012. Muchas familias conocieron en primera persona el drama de los desahucios.

prolcamacionFelipeVIEn junio de 2014, el rey Juan Carlos abdicó en su hijo Felipe y puso fin a 39 años de reinado. Los problemas territoriales (referéndum independentista en Cataluña) y la desconfianza de los españoles en sus instituciones (incluida la monarquía) dejaban un gusto agridulce en la despedida del monarca que pilotó con éxito la transición a la democracia. Durante  su  reinado, España pasó de ser un país aislado a formar parte de la Unión Europea y de la OTAN. Consolidó las instituciones democráticas y estableció un estado de bienestar homologable a las otras democracias europeas.

El deporte en general, sobre todo  el fútbol, vivió años de gloria. Las victorias de la selección nacional en el Mundial de Sudáfrica en 2010 (gol de Iniesta en la final contra Holanda) y en las eurocopas de Alemania y Ucrania-Polonia dieron a los aficionados alegrías que recordarán siempre. Rafa Nadal en  tenis, los pilotos Fernando Alonso en Formula 1, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Marc Márquez en motos, dieron a España numerosos títulos mundiales y pusieron color a años de dificultades económicas.

En 2014, parece que las previsiones económicas apuntan, por fin, a un crecimiento del PIB en torno al 1,5%. Este inicio de la recuperación ya empieza a reflejarse en la confianza de los inversores y en una incipiente creación de empleo.

Principales magnitudes

La caída del consumo en general, lastró la difusión de los medios en particular. Según los datos de OJD entre 2001 y 2011, la difusión de la prensa de pago en España descendió el 17,6%, situación que se agravó especialmente a partir de 2007. En ese período, la crisis supuso la pérdida de un millón de ejemplares en la difusión conjunta de los diarios de información general.

A pesar de los éxitos futbolísticos del periodo, la prensa deportiva experimentó una caída notable. La difusión total pasó de 772.000 ejemplares en 2005 a 482.000 en 2013. En cuanto a los suplementos dominicales, reflejan  también la caída  de la circulación  que han tenido los diarios ese día.

De los cuatro  grandes  diarios gratuitos, que tuvieron una distribución cercana a los 4 millones de ejemplares diarios en 2006, sólo quedaba en la calle 20minutos en 2014.

Las revistas reflejan una curva parecida. Entre 2005 y 2007 se mantuvo el número de títulos controlados alcanzando los  290 y su  difusión alcanzaba los 16 millones de ejemplares. Desde 2008 a 2013 los títulos controlados han caído un 40%.

Las revistas profesionales sufren una disminución importante de su difusión en la última década, reduciéndose significativamente el número de cabeceras controladas y también su difusión como consecuencia de la crisis.

Como novedad cabe destacar que se inicia la certificación por OJD de las ediciones digitales de los diarios en 2011, siendo éstas las que reflejan un aumento de su difusión en el período aunque todavía se hallan en cifras modestas.

En lo que a páginas web se refiere, se registran años de crecimiento en las cifras certificadas. En 2011 OJDinteractiva auditaba el tráfico de 440 sitios web. La salida del medidor Nielsen Online del mercado español en 2013, unida a la no exigencia de auditoría por parte del nuevo medidor que resultaba ganador del concurso convocado por el sector (comscore), hacen descender la cifra de sitios web controlados por OJDinteractiva a 215 en diciembre de 2013. En Junio 2014, esta cifra ha aumentado a 232 sitios web con más de 4.000 millones de páginas vistas al mes.

En este 50º aniversario, nuestras marcas (OJD, PGD, OJDinteractiva)  son garantía de datos fiables, auditados de forma independiente, de acuerdo con estándares aceptados para generar confianza en el mercado. Y nuestra empresa, Introl-OJD es percibida como ese árbitro necesario para garantizar el fair play. El apoyo de los anunciantes, a través de la Asociación española de Anunciantes (AEA) y de las agencias, al confiar en nuestros datos para la planificación de medios han sido fundamentales en todos estos años.

Nuevos proyectos en el área digital permiten alumbrar esperanzas fundadas sobre el futuro de la difusión de los medios en España. La  capacitación profesional del personal de OJD y la adecuación de la estructura social unidas a una clara vocación de servicio al mercado manifestada en estas cinco décadas, permiten augurar  futuros éxitos para nuestra empresa.